SANTA MARGARITA MARÍA DE ALACOQUE

Nació en Borgoña, Francia, en 1647. Quedó huérfana a muy temprana edad, y después de una larga enfermedad, a los 24 años, ingresó en el convento de Paray-le-Monial de las Hermanas de la Visitación.

El 27 de diciembre de 1673 comenzaron sus apariciones en las que hablaba con Jesús y recibía mensajes preciosos. Estas manifestaciones visibles de Jesús se repitieron durante dos años, todos los primeros viernes de mes.

En 1675, durante la octava del Corpus Christi, Jesús se le manifestó con el corazón abierto, y señalando con la mano su corazón, exclamó: “He aquí el corazón que ha amado tanto a los hombres, que no se ha ahorrado nada, hasta extinguirse y consumarse para demostrarles su amor. Y en reconocimiento no recibo de la mayoría sino ingratitud.”

Las extraordinarias visiones con que fue favorecida le causaron al principio incomprensiones y juicios negativos hasta cuando, por disposición divina, fue puesta bajo la dirección espiritual del jesuita Claudio de la Colombière. En el último periodo de su vida, elegida maestra de novicias, tuvo el consuelo de ver difundida la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, y los mismos opositores de un tiempo se convirtieron en fervorosos propagandistas. Murió a los 43 años de edad, el 17 de octubre de 1690.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email