La Catedral de Ceuta acoge en el catecumenado a dos adultos

El pasado sábado la Catedral de la Asunción de Ceuta abrió sus puertas para celebrar el Rito de Entrada a la Iniciación Cristiana de dos catecúmenos. Presidido por el Vicario General de Ceuta, el p. Francisco F. Alcedo junto al p. Fernando José Asencio Fernández, párroco de Nuestra Señora de los Remedios, contaron con la presencia del Director de Catequesis de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Pedro Castro y de Silvia Juan, consagrada de nuestra Diócesis y responsable del catecumenado de adultos.

«El Rito de Iniciación Cristiana es un peregrinaje y un camino de fe que el Señor concede a los fieles» – comenzaba la homilía el p. Francisco – «el catecumenado en la Iglesia es ese proceso que nos recuerda como aquellos primeros cristianos, accedían a este camino movidos por el Espíritu del Señor. Encarnad en vuestra historia personal este encuentro con el Señor, La fe no es una idea, la fe es una persona, y esa persona marca vuestra vida, implica nuestra vida para que la esperanza sea el motor de cada día. Jamás se había visto como la esperanza nos mueve hacia Dios. Es llenar la vida, de vida, de amor, de lloros, de risas… es todo envuelto de caridad».

«Hemos vivido una pandemia – continuaba el presbítero – un conflicto migratorio y aún seguimos, pero esto gracias a la fe, hemos sido capaces de interpretarlo con una mirada enormemente solidaria. Es impresionante poder presidir esta celebración de fe, y es que cuando vivimos estos signos, nos damos cuenta del valor que tiene la vida cristiana».

Los catecúmenos, Aida y Manuel, recibieron estas fervientes palabras de bienvenida con mucha ilusión tras escuchar al p. Francisco en su homilía y darles la enhorabuena «en nombre de esta Iglesia Septense, rezaré cada día por vosotros».

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email